Hablando sola es un libro que nace de un sentimiento. Desde la primera hoja comienza el camino de un cuestionamiento sobre uno mismo, el sentido de la vida y del alma.

Es un ensayo filosófico que despierta en las lectoras la curiosidad por buscar su lugar en el mundo. Sus palabras sabias con un estilo sencillo nos ayudan a deshacernos de muchos sentimientos innecesarios que vamos coleccionando a través de la vida, como la culpa, la inseguridad y los tabúes que nos impiden vivir una experiencia de vida verdadera. Nos ayuda a pensar, amar y vivir de una manera más espiritual enseñándonos a transformar nuestros miedos y nuestras dudas.

La protagonista es una niña de carne u hueso llamada “Dany” quien no solamente es la autora, sino que representa a todas las niñas que se cuestionan y que pasan por experiencias similares a las de ella, teniendo en cuenta que la edad, la religión y el tiempo, todos son irrelevantes cuando se trata del amor.

Menstruación. Periodo. Regla. “Días del mes”. Le des el nombre que le des, es siempre igual; un momento poco esperado. ¿Por qué no tratamos de ver el lado positivo a estos días del mes, que a demás de perder sangre, perdemos toda noción del sentido común. ¿Por qué será que todo lo que nos pasa en este periodo nos afecta de una manera tan intensa? ¿Quienes somos cuando estamos en estos días del mes? Todo parece indicar que estamos pasando por una revolución emocional y hormonal. Pero yo prefiero describirlo como “Orden en el caos”. En el cuerpo, como en la vida, hay cosas que para arreglarse, deben pasar por una crisis. El cuerpo de una mujer es especial y dentro de la belleza de lo femenino, hay un león feroz que se encarga de sacudir nuestra parte más dulce con el fin de recordarnos que llevamos dentro una fuerza inmensa que nos permite dar vida. ¡“Dar Vida”! Es ahí cuando pienso en lo increíble que es ser mujer y que esos días que aveces son intolerables, son una bendición. Sacar todo lo que llevamos dentro. Es un desahogo, justo y necesario, pero sobre todo natural. A veces siento que el simple hecho de apartarnos de lo cotidiano por unos dias al mes, ya sea doloroso o no, es como una limpia o un tipo de reacomodamiento. Es como si una vez al mes, la naturaleza nos diera una oportunidad de ver las cosas de una manera diferente. Tomemos estos días como un periodo de renovación y claridad.